EDITORIAL: Reincidentes

Publicado por PSOE Aranjuez en

José González Granados, tercer Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Aranjuez, desafía a la justicia con arrogancia, avalado por la condescendencia de la Alcaldesa de Aranjuez, María José Martínez, que le ríe las gracias como quien está presenciando un monólogo del Club de la Comedia. El problema, no obstante, es que la actuación de su concejal ha provocado que una trabajadora municipal haya tenido que activar, por tercera vez, el protocolo de acoso. Por lo tanto, gracia, ninguna.

Con la última enmienda del Partido Popular -y de VOX- a la propuesta del PSOE para que se cumpliese la sentencia del Juzgado de lo Social que les obliga a reponer las funciones que desempeñaba como directora de Medio Ambiente, Parques y Jardines a la empleada municipal, la derecha extrema y la extrema derecha han evidenciado que tampoco tienen intención de cumplir con el mandato del magistrado, lo que supone, además de una persecución intolerable hacia la trabajadora, un coste económico para los vecinos y vecinas de nuestra ciudad, que son quienes pagan las licencias de una alcaldesa y un concejal que pasean su altanería por el Ayuntamiento como si fuese su casa.

José González Granados lleva desde 2020 menospreciando las labores de Julia Espada Vega, llegando a arrebatarle sus funciones que, entre muchas otras, eran las de fiscalizar todos los contratos de la delegación que el individuo dirige. El concejal, en numerosas ocasiones agresivo y con una conducta violenta en los Plenos municipales, presentó en representación del Partido Popular una propuesta al Pleno para modificar las condiciones de trabajo de la empleada, vaciando de contenido de forma injustificada las funciones que desempeñaba en la delegación. Se la trasladó, incluso, de sus dependencias otorgándole sus funciones a otra persona.

En 2021, la trabajadora municipal presentó una demanda y la ganó, declarando nula el juzgado la decisión del Gobierno municipal encabezado por el Partido Popular que, lejos de cumplir la sentencia, tiró de soberbia y la incumplió, lo que provocó una segunda demanda cuya sentencia firme sobre la que no cabe recurso se dictó, favorablemente a Julia Espada, el pasado mes de febrero.

En el Pleno celebrado la pasada semana, el Partido Socialista presentó una propuesta para que se cumpla la sentencia, pero el Gobierno municipal reaccionó enmendando la moción en su totalidad y sustituyéndola por otra que pretendía modificar la organización de la delegación, lo que es una clara vulneración de los derechos fundamentales de la oposición, a quien se le está impidiendo presentar las propuestas que estime oportunas combatidas con enmiendas que corrompen el sentido de las mismas.

Es la segunda vez que un juzgado le dice a González Granados que rectifique, que no está haciendo las cosas de manera correcta y que debe restablecer las funciones de la trabajadora, una reincidencia más que suficiente para que el delegado, con sus reiteradlas actitudes desde que forma parte del Ayuntamiento de Aranjuez, presente su dimisión. 

Son numerosas las salidas de tono del concejal del Partido Popular, que incluso con su engreimiento constante ha desafiado a la democracia afirmando en sede plenaria que se pueden aprobar las propuestas que se quieran que él hará lo que le dé la gana. Ha quitado la palabra en el máximo órgano de representación municipal a un concejal Socialista sin motivo alguno durante el debate de una propuesta, ha insultado y calumniado a una concejala Socialista, ha tenido actitudes machistas con otras ediles de nuestro partido y, hace unos años, ya agredió a un concejal Socialista en el Pleno del Consistorio. 

Ahora, con estos episodios de acoso y persecución a una trabajadora municipal pare cristalino que la única salida que le queda a González Granados es la dimisión. Una persona de este calado no puede seguir ni un minuto más formando parte de una institución la que se le está faltando al respeto. Y si, con un altivez, el delegado no es capaz de reconocer sus errores y presentar su renuncia, la alcaldesa debe cesarle de manera inmediata, porque los hechos que vienen sucediendo a lo largo de los años, especialmente estos últimos, son de una gravedad extrema que sobrepasan líneas rojas permisibles en una institución.

«Quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndole pagar al país un precio muy caro”. ¿La frase?, de Adolfo Suárez. A veces es necesario que desde tu propia ideología te abran los ojos de par en par.

Categorías: Opinión

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.